¿Dónde fueron? ¿Dónde están?

¿Dónde están los pechos encendidos
que vi en llamas arder por pasión?

¿Y el amor eterno, que se jura
casi de forma cotidiana?

¿Qué fue de las caricias nocturnas,
que atesoramos tanto,
en nuestros cuerpos deleitados?

¿Dónde están,
el amor,
la entrega,
la sinceridad,
la honestidad,
el arrojo,
nuestros labios,
ahora, dónde?

¿Se los llevo el viejo sabio,
ese del reloj de arena?

¿Se los llevo el orgullo?
¿Se los llevo el destino?
¿O fue tan solo ilusorio,
como los recuerdos que quedan?

Dios mío, ¿que será de aquellos,
que ni siquiera han visto
la belleza envuelta en seda,
y las joyas aterciopeladas,
de sus musas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: