Para tí, C.M.H.C – Cielos, Mares, Humo, Corazón.

Esto es para tí, todo lo que puedo darte,
mis tontas palabras, mis tontas lágrimas,
mis tontas sonrisas y mis ganas de verte;
unos versos inmaduros que hablan de tí.

Porque ahora no sé si fue cierto,
aquello que pasó hace ya un tiempo,
eso de tardes infinitas, y atardeceres
de ensueño, los momentos… esos momentos.

De las fugas y de los miedos,
de los abrazos y nuestros besos,
de escapar contigo hacia lo que no sé
describir, ¿El amor?

De cuando solía esperar
te, yo te…
amo recordar todo eso,
los ojos que no olvidaré ni en mi tumba,
como latía tu pecho en ese paradero de bus,
cuando debía marcharme… y me besaste.

Dime si fue real, por favor,
para seguir creyendo en que eso
es posible logralo; dime tú,
la de los cabellos castaños,
si acaso se quedó en silencio el Otoño
mientras paseamos bajo las gotas de lluvia.
Dime que ya no es nada todo aquello,
dime que el olvido ha roído esos rincones
de tus pensamientos, donde yacía una sonrisa tan…
hermosa, que cuando se juntaban estas manos
solía ser aún mas tierna.

Dime que esos sábados se fueron al carajo,
para poder dejar de sangrar tantas letras,
p o r f a v o r
porque tanto puedo pensar, pero no puedo dejar de sentir.

220, 7 am,
aún te dice algo?
contigo, 6 pm, mirando el horizonte,
con el árbol mágico {aromo}.
¿Nada?

¿Qué ha pasado entonces,
si sigo fingiendo (yo al menos)
que nada ha pasado?
¿Y qué es esto entonces,
sino el más sincero “perdóname por amarte”,
que se ha escrito alguna vez?

¿Te contaron que ya no sonrío?
¿Que no amo ni siento?
¿Te han mentido?
¿Te has mentido?

Sonrío cada vez que te sueño como hoy,
que desperté con lágrimas rojas al pensar
que tal vez te habías ido para siempre,
y que tal vez ya nada podría hacer sino acompañarte,
pero allá.

Y suelo amar un par de veces al día,
cuando escudriño entre el olvido tan frágil de la mente,
y encuentro nuestras manos temblorosas juntas
¡Qué descabellado pensar esas cosas!
¡Si aquí no ha pasado nada, señores!
¡Este hombre es de piedra, y nada le afecta!

¿Porqué no me miras a los ojos de nuevo,
y me dices que me odias?
Eso no ha pasado…
Y no diré nada más,
que estos versos enfermos,
cargados de una catarsis escondida
que delata el porqué de mi triste figura.

Porque aun suelo pasear entre mares inmensos,
y entre plazas desiertas de cariño,
a ver si encuentro alguna sonrisa tuya en el suelo,
y recogerla, y atesorarla, como lo más hermoso que vi
alguna vez. Un día sábado de Junio, cuando sólo me bastó
un abrazo… para comprender
te, yo te…
yo…
yo ya no sé quien soy.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: