Inhalo…

¿Cuál es tu fin sino el infinito cielo?
Oh, silencioso compañero,
¿Dónde vas a parar luego de mis rincones profundos?
¿Porqué vienes, porqué vas, porqué no dejas de viajar?

¿Acaso naces de la brisa,
oh, penumbroso amigo,
o acaso naces de nuestros males?
Bien sabes que el que se siente perdido te busca,
y te encuentra… y tú acercas su fin.

Das paz, y un respiro,
pero un respiro fatal, sublime.

Santiago – 18:19 – 10/06/2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: