A veces cuesta comprenderlo

Cuesta comprender el cómo, y el porqué.
Si tanto das por mi, y tanto intento responderte,
las cosas se vuelven así, tan agudas.

Si intento, una y otra vez,
y entiendo la lección,
pero no puedo.

¿Es por mis faltas?
¿Es por el enemigo?
¿Es por los hombres?

Sufro de ser distinto,
aunque hay muchos otros locos como yo,
que a más dolor, más te aman,
y más te claman.

Siempre he querido verte en persona,
para poder abrazarte y decirte que no importa nada,
si lo pierdo todo, (como a tu hijo se lo quitaron),
porque tu das la victoria aún en lo más complejo.

Tú, eres mi Dios, y aunque no comprenda como lo has dado todo por mi,
y en mi sigas creyendo, y aunque no comprenda como siga amandote más
y más, aún estoy aquí. Esperando tu regreso, para cuando no haya que sufrir más.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: