Carta para un amigo

Despertad, despertad del sueño amigo mio.

Dará la media noche y os quedarás dormido.

Te vieron crecer los ríos de gente en urbanidad

asombrados estaban cuando a tu edad

juntabas letritas con astucia

y sagacidad.

Los problemas te cuidaban invisiblemente

y te criaron pasiones propias de tu juventud.

Te enseñó tu propia vista a seguir el ejemplo necesario

sobre el que hacer y el que no;

aprendiste a juntar piezas de rompecabezas,

aprendiste a contar historias,

a robar corazones

y a reparar el propio.

A tu encuentro salieron ninfas

y te llevaron a su lecho,

pero no os quedéis dormido en él

si quereis caminar derecho.

Despertad de tu sueño amigo,

despertad luego.

Se acerca el amanecer y debemos correr lejos

buscar la verdad del camino recto.

No olvideis mi consejo sabio

cuando os enseñé palabra de vida,

palabra llena de sangre;

Vida-palabra.

Desechad el odio amigo,

que no es buen compañero.

Soltad los lazos que ha puesto el cazador viejo

armaos de valor y dad el paso último y primero

de animarse a buscar aquello que es verdadero

¿Y cómo he de decirtelo sino siendo sincero?

¿Cuándo habréis de dar cuentas del tiempo que llevas durmiendo?

Velad amigo porque el tiempo no llegue luego

a cubrir con hojas secas tu sueño.

Despertad amigo, despertad primero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: