Sunrisea

Intercambiamos un par de palabras necias,
mi mirar nervioso, el suyo casi indiferente a mis verdades,
y mis manos temblaban, temían.

“Está tan lejos, y tan cerca a veces”
me decía. “Y desconoce tanto…”
“Ella es agua y yo aceite, ¿y qué?”

Mis ojos trémolos se humedecen
cuando pasea su imagen a esta hora de la noche.
Y la niego, tres veces la niego,
pero no dejo de evocarla.
no dejo de evocarla.

Callaría eternidades por el miedo de perder su lejanía,
no me importa, solo mirar el viento que la rodea
basta para el deleite de mis pensamientos otoñales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: