Finale

Se consumen las notas frías… Mis dedos tan desganados y esta nube azulada del cigarrillo.
Una luz débil, pero que alumbra mis hojas, y afuera las huellas de una lluvia compasiva.
No quiero terciopelo, tampoco seda fina. Si quisiera seguir mirada fija a tus detalles, mientras se nos va el tiempo, y se hacen humo las vanas… se hacen humo…



y en que calle moriré yo ?
qué diré a mis pasos nocturnos por el asfalto mientras sucumbo fielmente al sentir?



Tensa el alma de la guitarra,
por guardar tanto que hablar y no callar tanto al escribir.



y te sienta el pelo recogido tan bien,
arpegios sublimes, pero tus palabras justicieras acabaronme por vencer aún más.

Qué he de agregar a la media noche que no sea una porquería?
Qué conjugaría por consolarme frente a esta noche polar y desolada?

Qué sigue después del cardiocidio tan anhelado?

Campanas, campanas,
de luto el vestido, por esta muerte insolente
que acecha mis voces tan quietas, mis manos nerviosas…

Porque te perdí en el lugar preciso y en justo momento justo.
Hágase justicia, condenome la poesía. Cúmplase el veredicto fatal,
que el funesto poeta al marchitar florecerá.

Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: