Once Doce

Que jamás quisiera herirte,
ni mis palabras lobunas,
ni mi actitud de la estepa…

Las dejo que escapen, emociones,
porque me acompañan esta noche;
en la que podría estar embriagándome,
pero elegí embriagarme de ella…

Bella, bella, bella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: