Capricho

Envidiarlos a ellos que te comparten

te ignoran, te miran.

Las compuertas de mi

me temo.

Y este, que le creo

no le creo,

si, no.

Capricho amargo que me envuelve,

figura triste de la distancia.

Terreno baldío, ¿dónde te fuiste

a albergar, que no logro sacarte?

Y mis primaveras risueñas, revoloteando

con mis bemoles y sostenidos,

los acordes que aún esperan cruzar tu alma, aunque infantiles.

Tarde mía,

¡cómo te busco y te encuentro en la lejanía!

Tus lineas dibujadas tan ambiguas en mis atardeceres.

El sabor ácido del café,

ácido y adictivo,

pero no lo tomo sin suspirar,

¡Dios mío!

¡Capricho!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: