Temple

Invaluable tesoro entre tus dos mejillas

perlados diamantes que iluminan mi aliento

universos enteros en tus pupilas

y yo contemplando absorto, porque ya estoy marcado.

 

Como el acero templado, más de doscientos cuarenta días a prueba

bajo el fuego de la fragua, novecientos quince grados

y aunque me creí desfallecido

revivo en cada mirada tuya y en cada suspiro mío

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: