La triste figura se desvanece

Me he rendido; al final del viaje me he rendido. Cual Quijote en su lecho, despierto de mi sueño de locura pero agonizante. Dulcinea vestida de luto a mi lado, indiferente. Rocinante en el patio al fin pastando algo decente. “Se ha acabado”, digo con un tono lastimero, ya todos están alrededor, y mi mente vacila en dudas, ¿he despertado o me he dormido junto con el mundo?, ¿habrá servido mi cruzada, o habrá sido digna de risas?. Ya nada importa, he muerto, pero no por falta de fuerzas, sino porque esta noche ha muerto mi esperanza. No hay oxígeno, no hay aliento de vida. No hay latidos, porque el amor me ha abandonado. Thanatos ha llegado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: