Temblar

Tiemblo frente al papel en blanco, tiemblo

pensando la creación ahí dispuesta

para ti y para mi

para que volemos, una noche siquiera,

como niños en un parque,

como amantes en un motel,

como viejitos abrazados mirando el atardecer,

para escribirte la próxima canción al oído, mirando al sol.

Tiemblo, y me tiemblan los bemoles,

los sostenidos,

por el insomnio noctámbulo,

por tantos latidos desperdiciados que se quejan,

abrazos vacíos, el clamor de tu ausencia.

Recito y tiemblo,

con mi carne y mis alegrías de segunda mano,

mis palabras se esconden,

saltan sustancias olvidadas,

que con soberbia escriben en cada rincón obscuro,

que tu mirar es sísmico y ante el poema escrito

tiemblo.

Anuncios

Un pensamiento en “Temblar

  1. Ford dice:

    mejor besemos al guatón, la fuente del amor

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: