M

Que florezclan primaveras de tus ojos cristalinos

y ríos de sol iluminen tu noche

Que mis dedos cobijen cada ascua acongojada

de tus pies descalzos

y se lleven las penas las sinfonías de una voz humilde y pobre

porque el rocío atascado en tu garganta se vierte por tus mejillas

cuando aún hay penumbra y grita

por dos manos firmes que se inquietan

con cada nostalgia tuya arrinconada

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: