V

Asistir a los cursos de Lingüística,

llorando.

Celebrar noche buena,

llorando.

Atravesar mis lágrimas,

llorando.

Llorar como un Don Juan,

como un Conrado…

Si es verdad que los don juanes y los conrados no dejan nunca de llorar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: