La familia y el árbol

  En la cima de una colina, en un lugar muy bello y apacible, había un gran árbol, que ofrecía sus frutos a viajeros, aves y a quien quisiera. Cierto día, llegó a vivir a la colina una familia, una pareja y sus dos hijos. A la familia le gustaba mucho el árbol, tanto así, que fue acabando rápidamente con sus frutos, sin preocuparse por él, ni mucho menos cuidandolo. El árbol no dudaba en entregar lo que naturalmente podía, sin embargo, la familia solo quería sus frutos, y le exigía más, diciéndole que era un mal árbol, porque no daba los frutos que ellos querían. El árbol poco a poco fue muriendo, secandose y pudriendose. Él no entendía qué hacía mal, y la familia insistía; pero un día la familia llegó a odiarlo. Los niños y la pareja fueron por él. El árbol seco, casi sin hojas, y débil fue masacrado por la familia, que con hachas lo redujo a la peor leña que pudiera imaginarse. La familia era feliz así, pensando que el árbol era un mal árbol, que debía hacerlos felices con sus frutos, y que si no lo lograba, entonces no debía seguir existiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: