Que la noche sea un campo sobre el que se rieguen nuevas vidas, esperanzas y sueños.

Deposita las semillas que germinen para convertirse en robles, pinos, baobabs.

Que las hojas de hierba no dejen de darle sabor a ese té de sabiduría que te preparas en la mañana.

Que los cabellos canos demuestren grandeza, y no miseria.

Siembra,

siega,

cosecha,

aprovecha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: