Una sociedad carente de principios, moral, y valores, cosas que durante mucho tiempo tuvieron sentido, da paso a una existencia pobre y miserable, en la cual tanto la experiencia colectiva como individual se vuelven un goce nihilista y egoísta, carente de fines ulteriores y de toda posible espiritualidad, que a fin de cuentas es lo único que nos distingue del resto de los animales. Honestamente, como testigo de la evolución de la sociedad, sobre todo de la juventud, al ver su pobreza de espíritu manifiesta en su estilo de vida solo confirmo mi propia desesperanza hacia el rumbo que sigue día a día un orden perverso y aniquilador como el que nos gobierna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: