P

Me abriré camino entre mis venas
hasta llegar al júbilo que acabe
con el dolor

Subiré hasta las nubes en libertad
saborearé las tormentas y las lluvias
y libre
reclamaré a los dioses si existen
por mi alma frágil

Caído en el infierno cotidiano
nadie notó el llanto desmedido
ni tampoco las señales

La máxima expresión de la libertad
contenida en el filo de plata
de la determinación
en una hoja

¿Quién tenía la llave
que aplacaba el calvario?
¿Quién era la luz
en este día nocturno?
¿Dónde está la valiente
la arrojada
la creyente
que no daba pie atrás?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: