Carta de vida

“La cobardía es asunto
de los hombres, no de los amantes.
Los amores cobardes no llegan a amores,
ni a historias, se quedan allí.
Ni el recuerdo los puede salvar,
ni el mejor orador conjugar. “

-Silvio Rodríguez, (Óleo de una mujer con sombrero)

Tu actitud canta desprecio.
y ha llegado carta.

Una llena de coraje y peligro
pidiendo que me juegue la vida,
1 a 100 la apuesta,
y miro tu cara de hastío,
con los párpados pesados como juicios,
apuñalando mi entrega inútil,
cortando mis manos,
y releo la carta.

Hay mínimas chances lejos de acá
y mejor que sean mínimas que nulas.

Tomaré mi capa y no me volverás a ver
seré también una sombra,
pero una sombra busca-vida;
anhelando ser cuerpo y luz,
no me volverás a ver.
Agradécete, te agradezco.
Que bien que es así.

Estando lejos no recordaré absolutamente
nada,
ni tu nombre
ni tu cara
ni tu cuerpo
ni tu sexo
ni tu olor
ni tu voz
ni tu iris
ni tu piel
ni tu sudor
ni tu aliento
ni tu lengua
ni tus pechos
ni tus manos
ni lo malo
ni lo bueno
ni lo vivido
toda memoria será pesadilla;
esas que se fuerza uno en olvidar totalmente
¿Y luego? Luego nunca pasó. Nunca.
Cero, nulo, la nada, el vacío.
Óptimo Primo.
Falleceré lejos, y nunca sabrás
para tu seguridad e infelicidad
Para mi felicidad e inseguridad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: