No tengo mucho solucionado, sabes? De hecho hay un forcejeo agotador con la vida, por doblarle la mano a la mala fortuna y concretar ciertas cosas. Mis metas son sencillas, no son inalcanzables para nada, y tampoco me frustraré por el tiempo que tenga que pasar para que concrete; y todo esto lo comprendí gracias a ti.
No has venido a solucionar mi vida, mucho menos a tenerme lástima y tampoco me necesitas. En cambio, crees en mí y en mi propia fuerza de voluntad. Por eso sé que eres la mujer que quiero tener todos los días. Me has dado lecciones muy importantes sobre la vida, y sobre amar. Pronto van a ser dos años desde la primera vez que nos vimos. Recordar ese momento tan surreal… Será una tremenda historia para nuestros hijos y nuestros nietos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: