Archivo de la categoría: Poemas

Ruta futura

Navego entre tu memoria
en plena bravía
inspirando cada palabra tuya
a toda hora del día

Tú, más cercana que nunca
dibujando los recuerdos de mañana
constantemente

Me vuelves viajero
de tu espíritu
y te vuelves guía
de cada palpitar

Añoro el día que aún no llega
extraño todas tus caricias
futuras

Y seguro en tu oleaje
de bondad
me digo

Vuelvo a creer
en el mañana
y en los momentos
del resto de mi vida
donde me pierdo
y me encuentro
solamente en ti

Anuncios

Te elijo

Te elijo a vos
entre cientos de rostros
y miles de historias

escojo tu retrato,
¿o el retrato era yo
y me escogiste vos?

¿quién elige realmente,
el rayo que impacta
y demanda
querer con locura?

entre cientos de almas
y espíritus
fijo la vista en vos
por mandato desconocido

recorro vidas
y naciones
en tus pupilas
leo tu historia
y tú la mía

me desnudaste
cuando clavaste tus ojos en mí
y me sentí cómodo
reconociendo un ritmo
entre ambos
que tácito,
nos seguía el paso hace mucho
hasta que chocamos

Te encontré, al fin
¿o me encontraste tú?
insisto,
¿o nos pusieron de frente,
luego de tanta espera?

cientos de miradas
y solo me importa una
ahora,
contemplo lo sagrado
de tu alma dispuesta.

VII -I

Seguiré este camino
de cenizas y lágrimas
sea como sea

aunque se agoten las fuerzas
y el llanto inminente
amenace

hasta que el Sol decaiga
y sus rayos se extingan
seguiré

Tenaz
ante las miradas de los dioses
que crueles
no pueden extinguir el aliento
de este mortal

aunque la roca vuelva a rodar
de la montaña
y todo vuelva a su inicio

seguiré este camino
de sonrisas y victorias
mezquinas

no podrán callar
el grito de la vida
abriéndose paso
a lo incierto

Arte en resistencia

Bailar con gracia
bajo las gotas invisibles
de Septiembre en lluvia

Reir para no llorar
llorar para no reir
¿Vivir?
¿Para no perecer
en la lucha?

Resistir
defendiendo a capa
y espada
el sentir profundo
del impacto fúnebre
de tantas olvidadas
y otras tantas recordadas
a menudo.

Renacimiento

Entonces abracé mi propia naturaleza.
Acepté el anhelo de corromper toda belleza desde las ruinas circulares.
Bienvenido compañero, que bueno que nos encontramos de nuevo.

Dualidad

Pasajero oscuro
que compartimos el pan
no despiertes

Te lo pido con respeto
no arranques, lotófago opaco,
el fruto de mi terapia.

Nadie sería capaz
de mirarte los ojos de vacío
y el pecho podrido

Temo
a la resignación
más que a otra cosa;
tener que aceptar
que no estás equivocado
______________________________________________________

Donde quiera que vaya
sembraste pérdida.

Donde quiera que vaya
el cielo es azul
el pasto es verde
y la gente es gente

Jaula

El dolor de la pérdida
de ese veintisiete de Noviembre
me arrancó el sueño.

No he vuelto a dormir desde entonces
mucho menos soñar.

El insomnio es la marca
que dejó tu pérdida,
que llegó al centro
de mi ser
atravesó mi alma
una y otra vez;
y las cosas cuando llegan a los centros
no hay quien las arranque.

Voy de pesadilla en pesadilla
lamentándome
tal como me lamenté,
en tu cuarto,
llorando impotencia,
de rodillas ante Dios
pero sobre todo
ante ti

Mi corazón lleno de sangre entre mis manos
y tu tan presente y tan ausente

Ese mismo que te amó como se ama
lo más sagrado
es el mismo que no duerme
porque araña tu nombre
en mi piel
en todas mis lágrimas de madrugada
y dispara recuerdo
tras recuerdo
tras recuerdo
de cuando creía tanto en la vida
que aún quería vivirla
y no abandonarla ahora
con tanta,
tanta desesperación.

Don

Cierras los párpados,
pesados como juicios,
y te salvas
cuando lo último que necesitabas
era reservar del mundo
ese rincón tranquilo
y salvarte
con gracia,
del don por excelencia.

Magnetismo

No poder
ni querer
ignorar
tu atracción.

Escucho tu nombre
como truenos
quebrando el silencio absoluto
retumbando

Con ritmo de caos
vuelve como un eco
insoportable
en el vaivén de la memoria insistente

.

Jaula, Jaula, Jaula.

A %d blogueros les gusta esto: